sábado, 9 de enero de 2016

¿QUE HAY DETRÁS DE LOS APAGONES?


Acaponeta, Nayarit; Enero 09 de 2016 (Héctor Aguayo):- Todo lo que ha sido la temporada decembrina, la ciudad de Acaponeta dejó de ser una ciudad llena de luces y destacados arreglos para convertirse en una ciudad de celebración modesta.

El efecto debe precisamente al alto costo de la energía eléctrica que llega cargado cada principio de mes, los acaponetenses de una u otra manera que ellos llaman como medidas de recorte presupuestal de familia, en realidad fue como un castigo para los servidores de servicio a los empleados de la CFE.

Curioso es el caso, por no decir que feo, malo e irregular es la actuación que la CFE Acaponeta ha tomado en contra de la ciudadanía como lo es realizar apagones de manera momentánea, a veces durando hasta dos minutos y volverse a reactivar.

La ciudadanía se encuentra molesta, se comprende porque los apagones nunca se habían presentado en temporada decembrina, por más que aleguen, discutan, argumenten e inventen, sencillamente NO se les cree.


Lo más pesado para los habitantes de esta ciudad es que deben cargar, las pérdidas que se llegan a presentar en sus hogares o negocios porque la empresa no se hace responsable ante este tipo de irregularidades que se llegan a presentar

Lamentable es la acción de esos empleados que toman actitudes vengativas por tener en sus bolsillos más dinero, cuando, son los más beneficiados de un todo a todo, ellos no pagan el servicio que la demás ciudadanía y tienen la dicha de regalar luz a quienes lo desean.

Para que todo fuese parejo, considero que sería bastante saludable que las autoridades de la CFE hiciera lo que hace Carlos Slim con sus empleados de TELMEX, los obligue a pagar al igual que los demás los servicios que realiza su empresa telefónica.

De esa manera podrían estar a la par del resto de los acaponetenses, y una cosa importante, que hagan bien su trabajo, tal como debe de ser, no aumentando a los que menos tienen y darle ayuda a los que realmente no tienen necesidad de tanta benevolencia.



No hay comentarios: