jueves, 6 de julio de 2017

EL RETO DEL H. XLI. AYUNTAMIENTO DE ACAPONETA 2017-2021.

Acaponeta, Nayarit. Julio 6 de 2017 (Gerardo Olvera):- Pasada las elecciones y elegido el primer edil, parece que el fervor político ha desaparecido; poco se habla de las expectativas que se tienen del trabajo que encabezará José Humberto Arellano Núñez; trabajo y pendientes por resolver los habrá y no precisamente por omisión de la actual administración, sino porque los trabajos no paran, las necesidades no disminuyen, sino todo lo contrario.

Todos, si no es que la mayoría de los candidatos de las pasadas elecciones en Acaponeta fueron valientes; por un lado sintieron la posibilidad real de alcanzar la presidencia municipal y por otro, de mencionar, escribir y divulgar entre sus promesas de campaña la solución eterna del agua potable. “Al fin de cuentas, prometer no empobrece.” Dijo un aspirante, que dicho sea de paso no tuvo gran relevancia su campaña.

En el caso de Arellano Núñez el compromiso y la responsabilidad recae en su futura administración, no escatimó en promoverla como promesa de campaña. Era necesaria y obligada la propuesta, tanto para ganar adeptos como para escucharse y hacerse ver como un aspirante que no evadiría la gran necesidad acaponetense.

Por falta de voluntad no quedarán a medias los trabajos, eso es seguro, y en el muy particular caso del agua se tendrá que cerrar filas con los regidores de oposición (PAN/PRD/PT/PRS) que son mayoría, pero que en su momento, -dicen los que saben de política- coquetearon literalmente con Arellano Núñez para que fuera su candidato, situación que no se dio, -aunque esa es otra historia-.

Pero no hay que desviarnos al tema. El servicio de agua potable, que sea regular y de calidad es uno de los retos de la futura administración. Muchos creen que con la sola voluntad, el presentar un proyecto “viable” ante nuestros legisladores estatales, federales y por qué no al ejecutivo del estado será suficiente para que en un chasquido de dedos sea solucionado el problema.

Falta trabajo por hacer, como es el convencer a la población de realizar el pago de sus cuotas correspondientes al agua potable, los morosos, los que tienen años sin pagar y mucho menos sin gestionar uno de los tan bondadosos descuentos que las administraciones año con año ofrecen para rescatar un vergonzoso porcentaje de recaudación del servicio es un objetivo primario.

Se necesita y es necesario tener un censo confiable de los hogares con el servicio, que se genere el pago correspondiente –y aunque algunos dirán que debe ser conforme el servicio recibido- como sea, pero tendrá que hacerse para generar un ingreso que habrá de justificar el proyecto que mejor convenga a la cabecera municipal. No será suficiente encontrar una cuenca de agua, o instalar una potalizadora. Todo cuesta –centavos decía mi abuelo, pero cuesta- incluso su mantenimiento, y ese (gasto) se nos olvida.

Y a pesar de que el derecho al agua es un derecho innegable, debemos entender que todo derecho contrae una obligación o ciertas reglamentaciones que se tienen que seguir para la disposición de un derecho, en este caso, el del agua.

De acuerdo con el Consejo Mundial del Agua tan solo el 40 % de las aguas superficiales puede ser para el consumo humano, el resto es para mantener un equilibrio y supervivencia de los ecosistemas. Pero entendamos mejor, en México se alcanza a disponer de tan solo el 75 % de agua subterránea existente, siendo el 25 % restante la superficial del que tan solo tres cuartas partes de ese pequeño porcentaje tienen un grado de contaminación haciendo el líquido no apto para consumo humano según CONAGUA. ¿Alguien alcanza a sacar la cuenta y decirnos de cuánta agua podemos disponer?

Así que, roguemos a los dioses del olimpo en que la administración entrante de con bola en aquello de la solución del agua potable, por tan solo mencionar uno de los compromisos adquiridos que tiene en puerta no solo José Humberto Arellano, sino todos los que integrarán cabildo y al Diputado Manuel Salcedo Osuna.

Este último, que deberá integrar en su agenda legislativa un proyecto que sea atendida a través del presupuesto necesario, habrá de ponerle estamina en los primeros meses del 2017 y continuar en las siguientes años de manera constante, y como se dice coloquialmente, sin quitar el dedo del renglón para que se contemple en las prioridades del que habrá de ser el Plan de Desarrollo Institucional de la XXXII Legislatura del Estado de Nayarit que tendrá a bien representar Salcedo Osuna y sea tema prioritario en las agendas legislativas del congreso.


Sin olvidar que no es un capricho político, nadie puede darse el lujo de seguir jugando con el tema, deben atenderlo, sepamos que está establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018 como materia de seguridad nacional y que los congresos federales y estatales no han atendido por un sinfín de razones que pocos o nadie entiende.

No hay comentarios: